Noticias del Atlético de Madrid

No se puede creer, agónico empate de la Lazio y Atleti en el debut en Champions

Por Juan Gomez

No se puede creer, agónico empate de la Lazio y Atleti en el debut en Champions

En una agónica definición, los romanos y madrileños dejaron el encuentro en tablas. 

Síguenos enSíguenos en Google News

Atlético de Madrid cambió rotundamente con respecto a lo que sucedió en Mestalla, donde se jugó terriblemente mal. En el estadio Olímpico de Roma, la escuadra que dirige el Cholo Simeone sigue manteniendo su dominio sobre la Lazio, pues se han enfrentado en tres oportunidade, ganando dos duelos y empatando uno, mostrando su gran fútbol, el mismo que ha mantenido vigente por más de 10 años de su llegada.


En el primer tiempo se mostró lo parejo que son los dos equipos y de la poca diferencia que hay entre Diego Simeone y Maurizio Sarri. Ambas escuadras tuvieron un importante desgaste físico, pero fue el equipo madrileño el que mejor aprovechó los espacios, consiguiendo hacer acciones mucho más ofensivas y peligrosas, generando la sensación de que, en cualquier momento, la paridad se llegara a romper.


Efectivamente, al minuto 29, Pablo Barrios remataba de media distancia y marcaba el único gol del encuentro, el balón era desviado por un rival, pero como tenía destino de arco, se lo otorgaron al canterano, mismo que tuvo que salir por molestias físicas. En la segunda mitad, Atlético de Madrid jugó mejor, hasta que Axel Witsel abandonó el terreno de juego por molestias físicas. Jan Oblak era otra de las grandes estrellas del partido.


Samuel Lino jugó un auténtico partidazo, siendo impecable en la fase defensiva y en ofensiva fue el jugador que estuvo constantemente acechando a los Biancocelesti. Ya Simeone daba el partido por ganado cuando sacó a Lino y le dio el ingreso a Rodrigo Riquelme, que no jugó mal tampoco. Sin embargo, esto sería el error que le costaría la victoria a la escuadra Colchonera en condición de visitante.

Final de película


Desde los últimos minutos, el Atlético de Madrid estaba completamente metido en su propio arco, por lo que la Lazio no perdió la fe y se fue con todo lo que tenía. En el minuto 95, los locales tuvieron un tiro de esquina donde subió Provedel, arquero Biancocelesti. La pelota le rebotó a Mario Hermoso quedándole para los locales, que aprovecharon y enviaron un centro preciso al portero, que completamente solo, sin una sola marca, y con un cabezazo, firmó la paridad. La defensa cometió un error garrafal, que le costó el partido. Antoine Griezmann era el jugador más cercano, pero no logró reaccionar.


Más noticias